Mi tratamiento facial estrella

Lo primero y antes de nada, tengo que decir que tengo mucha suerte con la piel que genéticamente me ha tocado. Después de aclarar esto, también tengo que decir que el tipo de alimentación y el tipo de vida en general que llevo supongo que me ayudará también a mantener una buena piel.

Intento dormir entre 7 u 8 horas al día, a veces más y a veces menos, no trasnocho, bebo unos 2 litros de agua al día, no soy de tostarme al sol (desde que tengo mis hijas aún menos) y bueno del tema de buena alimentación ya veis cada día que me seguís cómo me alimento.

Mi madre, que ya no está conmigo desgraciadamente, siempre me decía que lo más importante era tener una piel limpia e hidratada y que razón tenía. Hidratada fuese con lo que fuese, de hecho ella lo hacía con aceite de oliva virgen con agua y un chorro de limón y cuando yo comencé a hidratarla, lo hacía con este mejunje que mi madre me aconsejaba con tanto cariño.

Actualmente mi rutina para cuidar mi cara consiste en :

  1. Acostarme con la cara limpia. Algo que me cuesta mucho y me da muchísima pereza pero la diferencia de hacerlo a no hacerlo con el paso del tiempo es bastante grande. La limpio con agua micelar, tónico y cuando estoy algo más maquillada uso toallitas desmaquillantes.
  2. Uso serum por la mañana y por la noche. Por la mañana cuando me levanto, lo primero que hago es lavarme la cara con agua helada y justo después uso el serum. Por la noche una vez que me haya limpiado con el agua micelar.
  3. Uso crema hidratante por la mañana, por la noche y contorno de ojos. Una vez que mi piel ha absorbido el serum me pongo la crema hidratante y el contorno de ojos que masajeo siempre hacia arriba y con suavidad.
  4. Intento exfoliar mi cara unas 2 veces a la semana con un exfoliante suave que también compro en farmacia. Lo suelo hacer al final del día justo antes de echarme el serum.
  5. También intento ponerme mascarillas 2 o 3 veces a la semana. Suelo hacerlo los fines de semana en los momentos que estoy en casa, me la pongo y me pongo a hacer mis cosas y cuando me acuerdo me la quito. Las mascarillas también las suelo usar de farmacia, aunque últimamente estoy usando una de la marca Kiko que me gusta mucho también.
  6. Y por último el tratamiento que intento hacer con la mayor constancia que puedo es el de Radiofrecuencia facial. Este tratamiento no es nada invasivo y se trata de transmitir energía en forma de calor a la dermis de forma profunda consiguiendo la estimulación de la producción de colágeno y  ayudando a eliminar los signos del envejecimiento de la piel. No suele tener un coste muy alto, puede rondar 50 € la sesión y lo único que puede ocurrir es que salgas con la cara más roja después de la sesión debido al calor que transmite el aparato pero pasado un tiempo desaparece. La sensación inicial que yo suelo notar es que se me queda la cara como el culito de un bebé y si tenéis algún evento también tiene un efecto parecido a cuando te pones una ampolla efecto lifting.

Como siempre os digo que todo lo que os comento es porque lo practico en mi misma y me va genial con ello. Con todo lo que os escribo sólo quiero transmitir las cosas que me gustan, que me hacen feliz y que me van bien y ojalá con todo esto pueda ayudar o intentar animar a otras mujeres a sentirse, verse mejor y ser más felices.

Deja un comentario