Ante la duda, ¡ensalada!

Este post va dirigido a tod@s  los que llegan a casa con el tiempo justo, que simplemente no tienen tiempo o que no les apetece cocinar, ya que hay alternativas fáciles y saludables para comer bien en todos estos casos. El tema es redirigir tus hábitos y tu mente hacia el camino correcto.

¿Cuántos de nosotros no llegamos a casa a las 15:00, 16:00 incluso 17:00 horas y no hemos comido ?Esto es el día a día de muchas personas que van dejándolo y dejándolo y al final acaban comiendo un sándwich que ni disfrutan, un bocadillo que no aporta nada, un paquete de lo que vayas tu a saber o simplemente nada y llegas a casa que te comes lo que sea porque estas muerto de hambre.

El primer consejo para remediar esta situación es no dejar que ocurra. Es decir, si sabes que esto va a ocurrir, se realista, llévate unas piezas de fruta, unos frutos secos, batidos o yogures al coche, pero cógelos de casa, no esperes a comprarlos fuera porque si no ni los compras o puedes acabar comprando lo que no debieras. El hecho de tenerlos a mano es un gran paso y a eso de las 12:00, 13:00 o 14:00 horas te lo tomas.

Empezando por esto ya llegamos de otro modo a casa, sea para la comida o para  la cena, evitamos llegar con ansiedad por comer.  Yo siempre llevo el coche lleno de estas cosas para mi y mis hijas, no os digo nada de cómo está mi coche por dentro.

Ahora llega el momento en el que llegamos tarde a casa, vamos a ver, hay una cosa más fácil que abrir una bolsa de ensalada por favor, es que es hasta más fácil que hacerse un bocadillo. El tema es tener la nevera llena de esas bolsas que pueden ser de muchos tipos para no aburrirse. La variedad que yo suelo comprar es:

  • Canónigos
  • Espinacas
  • Kale
  • Mix de lechugas
  • ¡Todas las venden en Mercadona!

Una vez que hayas abierto la bolsa, sólo queda inventar y pensar con qué lo quieres acompañar. Se pueden añadir tantas cosas que hacen que la ensalada se convierta en un plato atractivo y delicioso. Debo confesar que soy una adicta a ellas.

Las ensaladas podemos combinarla de manera adecuada para que sea un plato que nos aporte de todo, carbohidratos buenos, proteínas, minerales, vitaminas y un largo etcétera.

Primer paso .Mi bases siempre suelen estar hechas de:

  1. Espinacas + canónigos + cherries
  2. Canónigos + Kale (frío o previamente salteado)+cherries
  3. Mix de lechugas + espinacas baby + cherries
  4. Kale + mix de lechugas + cherries

Y así voy añadiendo dependiendo si me apetece carne o pescado y la cantidad de los ingredientes va subiendo en proporción del hambre que tenga.

Segundo paso. Vamos a pensar en alguna otra verdura que suele tener en la nevera y que siga aportando :

En mi caso las verduras que suelo tener en el frigo son pimiento rojo, pimiento amarillo, aguacate, aceitunas negras o verdes o incluso setas cuando me apetece una ensalada templada.

Tercer paso. Ahora vamos a por las proteínas. Hay un montón de proteínas que usar tanto animal como vegetal:

  • Garbanzos cocidos (proteína vegetal)
  • Lentejas cocidas (proteína vegetal)
  • Huevo cocido o pochado en ensalada templada
  • Pollo hecho por mí o pollo al natural que tanto os digo de Mercadona.
  • Bonito en lata (evito el atún en lata por el alto contenido en mercurio).
  • Mejillones en lata

Cuarto paso. Aderezarla:

  • Sal
  • Aceites de sésamo u oliva.
  • Limón exprimido.
  • Vinagre de manzana.
  • Semillas.
  • Piñones.

Estas son las que yo suelo usar habitualmente pero se me ocurren un sinfín de ideas para crear un ensalada rica, nutritiva y super saciante. Estoy segura de que si lo probáis y practicáis cada os irán saliendo ensaladas cada vez más ricas, se os ocurrirán más ideas y os acabará enganchando.

 

Deja un comentario